Halladas las neuronas que explican por qué respirar hondo relaja

La experiencia muestra que respirar hondo es una buena manera de relajarse, pero hasta ahora la neurociencia no había identificado qué células del sistema nervioso son responsables directas de esta relación de causa-efecto. Un estudio que publica la revista Science empieza a aclararlo: se trata de un grupo de 350 neuronas situadas en el tronco del encéfalo, entre el cerebro y la médula espinal.

Los autores del trabajo, liderado desde la Universidad de Stanford (EE.UU.), descubrieron estas neuronas en una investigación con ratones y concluyeron que tienen dos características específicas.

La primera es que están más activas cuanto más rápida sea la respiración. Y la segunda es que su misión es mandar señales a otra parte del tronco del encéfalo, llamada locus cerúleo, que está involucrada en la respuesta del cuerpo al estrés y el pánico y en el tránsito del sueño a la vigilia.

Por ello, “una respiración lenta y calmada activaría menos estas neuronas, lo que causaría menos activación del locus cerúleo y menos agitación”, detalla a Big Vang por correo electrónico el primer autor del estudio, Kevin Yackle.

Puesto que el locus cerúleo conecta con multitud de regiones del cerebro, el descubrimiento arroja luz sobre la relación entre la respiración y las funciones cerebrales complejas. Así que puede ser la clave para explicar por qué la respiración consciente durante el yoga, la meditación o la psicoterapia modula las emociones, la agitación o el estrés.

A pesar de que el estudio parte de experimentos con ratones, Yackle apunta que el hallazgo será extrapolable a los humanos, como ha ocurrido con otros avances en neurociencia.

Los autores ya han puesto nombre a esas 350 protagonistas: Cdh9/Dbx1, que hace referencia a dos genes que tienen encendidos a la vez, lo que permitió identificarlas y distinguirlas de otras neuronas vecinas de la misma región del tronco del encéfalo.

El marcapasos de la respiración

Una región que contiene entre 6.000 y 8.000 neuronas y que se conoce como complejo preBötzinger, aunque el mismo Yackel la define como el marcapasos de la respiración, porque se considera el lugar donde surgen los estímulos que activan los músculos respiratorios que nos permiten inspirar.

En preBötzinger, prosigue el investigador, las neuronas parecen estar organizadas en grupos pequeños “con funciones muy dedicadas y específicas”. De hecho, el mismo equipo de científicos publicó en 2016 en la revista Nature el hallazgo de otra subpoblación de neuronas relacionadas con la generación de suspiros.

Las neuronas descubiertas por el grupo de investigadores aparecen en color verde. En rojo, otras neuronas de la región conocida como marcapasos de la respiración (Kevin Yackle, Lindsay A. Shwarz, Kaewen Kam, Jordan M. Sorokin, John R. Huguenard, Jack L. Feldman Liqun Luo y Mark Krasnow)

Ratones en una calma fuera de lo normal

En el caso de las células ahora descubiertas, los investigadores pudieron identificarlas al analizar los genes que tenían encendidos y apagados en muestras procedentes de ratones. Una vez identificadas, las eliminaron del tronco encefálico de ratones con vida y analizaron cómo cambiaba la respiración y el comportamiento de los animales.

Así comprobaron que, aunque eliminar estas neuronas concretas no afecta la capacidad de respirar con normalidad, los ratones sí se encontraban en un estado de calma fuera de lo normal. Al verificar después que las susodichas neuronas conectan directamente con el locus cerúleo, pudieron concluir que, sin ellas, esta región relacionada con el estrés y la agitación está menos activa.

A su vez, el comportamiento relajado de los ratones les conllevó respiraciones más lentas, por lo que los investigadores constataron algo que la experiencia también muestra: a más calma, respiraciones más lentas; y a respiraciones más lentas, más calma. Una cosa retroalimenta la otra.

Posible objetivo para tratar trastornos de pánico

Según indica Yakcle, si el hallazgo se confirma en humanos, puede tener múltiples aplicaciones clínicas, entre las cuales destacan los trastornos de ansiedad y de pánico. “Hay un grupo de trastornos de pánico desencadenados por la hiperventilación”, ilustra el investigador. En estos casos, “puede ser casi imposible controlar la respiración por uno mismo, de manera que un método farmacológico puede ser crucial para prevenirlos”, continúa.

Yackle avanza que los planes inmediatos de su equipo consisten en continuar investigando ese enrevesado marcapasos de la respiración para acabar entendiendo cómo se genera el ritmo respiratorio.

Fuente: www.lavanguardia.com

Aprendiendo a relajarse: Técnicas de respiración

 

Una respiración inadecuada provocará una menor oxigenación en los tejidos, un mayor trabajo cardiaco y una mayor intoxicación general del organismo, lo que facilitará la aparición de ansiedad, depresión, fatiga física, etc. Por el contrario, una respiración adecuada facilitará una mejor oxigenación, mejor funcionamiento de los tejidos, un menor trabajo cardíaco, dificultando entre otros, la aparición de fatiga muscular y las sensaciones de ansiedad. Una buena respiración es uno de los mejores antídotos contra el estrés.

Existe una gran variedad de ejercicios respiratorios para el control de respiración, pero hay dos consideraciones fundamentales:

  • La atención focalizada en la respiraciónimplica que la persona centre su atención en la propia respiración permitiendo que el proceso natural de respiración emerja, lo que suele conllevar que la respiración se haga más lenta y profunda.
  • La respiración profundaconsiste en adoptar un patrón respiratorio que implica una inspiración profunda, seguida de un periodo de retención (entre cinco y diez segundos), y posteriormente una lenta exhalación de aire.

El sistema nervioso autónomo regula las funciones internas del organismo. Controlando la actividad involuntaria de los órganos internos y las glándulas, regulando los procesos de la digestión, la secreción hormonal, el ritmo cardíaco, etc.

El sistema nervioso autónomo o vegetativo se subdivide en:

  1. Sistema nervioso simpático.
  2. Sistema nervioso parasimpático.

SISTEMA NERVIOSO SIMPÁTICO

Se encarga de la inervación de los músculos lisos, el músculo cardíaco y las glándulas de todo el organismo

  • Dilata las pupilas, aumenta la fuerza y la frecuencia de los latidosdel corazóndilata los bronquios, disminuye las contracciones estomacales, estimula las glándulas suprarrenales.
  • Desde el punto de vista psicológiconos prepara para la acción. El funcionamiento del sistema nervioso simpático está asociado con la psicopercepción de un estímulo de carácter emocional no neutro.
  • Se activa en las denominadas `Situaciones E´ (escape, estrés, ejercicio, emergencia).
  • Hiperhidrosissudoración

 

SISTEMA NERVIOSOS PARASIMPÁTICO

El sistema nervioso parasimpático pertenece al sistema nervioso autónomo, que controla las funciones y actos involuntarios

La función principal del sistema nervioso parasimpático es la de provocar o mantener un estado corporal de descanso o relajación tras un esfuerzo o para realizar funciones importantes como es la digestión o el acto sexual . Actúa sobre el nivel de estrés del organismo disminuyéndolo. Realiza funciones opuestamente complementarias con respecto al sistema nervioso simpático.

Por tanto el sistema nervioso parasimpático participa en la regulación del aparato cardiovascular, del aparato digestivo y del aparato genitourinario. Hay tejidos, como el hígado,riñónpáncreas y tiroides, que reciben inervación parasimpática, lo que sugiere que el sistema parasimpático participa en la regulación metabólica, aunque las influencias colinérgicas sobre el metabolismo no están bien conocidas.

  • Aparato cardiovascular:Los efectos del sistema parasimpático sobre el corazón están mediados por el nervio vago. La acetilcolina disminuye la frecuencia cardiaca y la fuerza de contracción del miocardio por múltiples mecanismos como:
  1. Disminución de la velocidad de despolarización del nodo sinusal.
  2. Retraso de la conducción de los impulsos a su paso por la musculatura auricular.
  3. Alargamiento del periodo refractario.
  4. Disminución de la velocidad de conducción a través del nódulo auriculoventricular.
  5. Inhibición de las terminaciones nerviosas del sistema nervioso simpático sobre las fibras miocárdicas.

 

En los modelos teóricos referente a la eficacia del control de la respiración  distingue tres tipos de respiración: la clavicular, la torácica y la diafragmática:

1-La respiración clavicular y torácica facilitan la activación del Sistema Nervioso simpático que se encarga en parte de activar al organismo. Nos prepara para la acción, para la activación física y psíquica. Aumenta la tensión arterial, la frecuencia cardiaca, el ritmo respiratorio y la sudoración. Disminuye la movilidad gástrica e intestinal.

2-La respiración abdominal o diafragmática facilita la activación del Sistema nervioso parasimpático se caracteriza por hacer más lentas las funciones vitales relacionadas con la activación, disminuye el ritmo cardiaco y la frecuencia respiratoria. En cambio aumenta la motilidad y secreción intestinal, estimula la diuresis y la evacuación. En consecuencia relaja al organismo.

La respiración diafragmática lleva gran cantidad de aire a la zona baja de los pulmones, que es la que tiene más capacidad, por ello garantiza una mejor ventilación, captación de oxígeno y limpieza de los pulmones con la exhalación. Además, ponemos a trabajar al nervio vago.

El nervio Vago empieza en la caja craneal, es uno de los pares craneales. Estos, son doce pares de nervios que surgen directamente del cerebro o a nivel del tronco del encéfalo para distribuirse a través de los agujeros de la base del cráneo en la cabeza, cuello, tórax y abdomen. El nervio vago, proporciona inervación a la mayoría de los músculos laríngeos y a casi todos los músculos faríngeos, y lleva fibras parasimpáticas a las proximidades de todas las vísceras abdominales. Es el nervio que confiere sensibilidad a las mucosas respiratorias (faringe, laringe, esófago, tráquea, pulmones y bronquios) y transmite el ritmo, la fuerza y la frecuencia en la respiración. Es el nervio vago el que pone en comunicación el diafragma con el cerebro.

Cuando se estimula este nervio, se producen los efectos de relajación y tranquilidad mental de forma eficaz y profunda.

3-Los efectos de la respiración tienen que ver con incrementos en los niveles de dióxido de carbono CO2 en sangre produciéndose una Hipercapnia (aumento de la presión parcial de dióxido de carbono, medida en sangre arterial, por encima de 46 mmHg)

Puede producirse bien por la retención de la respiración (disminución del ritmo respiratorio) bien por Hipoventilación:

  • Hipercapnia ligera: tendría efectos parasimpáticos
  • Hipercapnias más intensas: producirían activación simpática